Sueños y realidad


Por ADRIÁN MIRCHUK

Sueños y realidad

Una vez más nuestra tradición nos regala la oportunidad de reencontrarnos para celebrar, reflexionar, recordar, perdonar, reparar y proyectar.

Estas “Altas Fiestas” son el símbolo de un tiempo sin tiempo, en el cual frenar para contemplar el camino que anduvimos desde los últimos IAMIM NORAIM, soñar lo que queremos para el tiempo que viene, y después tener la sabiduría de despertar y trabajar para que esos sueños sean realidad. Y en ese mismo espíritu, tenemos el orgullo de ver que los sueños que soñamos, como familia, como Comunidad, los hemos hecho realidad juntos.

Después de dos largos años, en donde también aprendimos mucho, el 5782 / 2022 comenzó con las ganas y la necesidad del reencuentro. Todas las familias de a poco pudieron volver al templo para celebrar el crecimiento de sus hijos, las parejas bajo la JUPA nos regalaron la alegría de muchos nuevos hogares judíos. Y la oportunidad de abrazarnos en todos los momentos, en los de felicidad y también en los de tristeza.

De a poco AMIJAI se volvió a llenar de vida con cada una de las ceremonias, propuestas, proyectos y actividades que nos inundan de energía cada día.

Estamos muy felices de la realidad de nuestra Comunidad, de contemplar que somos una gran familia, que muchas veces no nos alcanza el espacio físico para llevar adelante las decenas de proyectos que tenemos y la cantidad de personas que son parte de AMIJAI.

Pero como dijo ABRAHAM J HESCHEL:

“Para el pueblo judío el concepto de espacio nunca fue tan importante como el del tiempo”.

Por eso, con convicción decidimos que más allá de amar nuestro hermoso BEIT HAKNESET (Templo) era necesario cerrar el 5782 y comenzar el nuevo año celebrando el tiempo todos juntos.

Las celebraciones de estos IAMIM NORAIM en el CEC son el reflejo del crecimiento de AMIJAI. Años de trabajo, de siembra, de esfuerzo, por acercar a nuevas familias a la hermosa experiencia de vivir una vida judía.

En este nuevo ROSH HASHANA y IOM KIPUR, podremos comprobar que el trabajo de todos juntos tiene resultados. Que AMIJAI es la suma de sueños, trabajo, amor, realidad y futuro.

Estas fiestas son el símbolo de la Comunidad que queremos seguir construyendo.
Un lugar en donde todos podamos ser parte.

Quiero agradecer a todos los que sueñan y trabajan por hacer realidad esos sueños.
Cada uno es imprescindible; cada socio, cada amigo de Amijai, cada voluntario, cada profesional es el ALMA que le da vida a nuestra gran familia.

 La última tfila de IOM KIPUR se llama NEILA (cierre) y es justo ahí en donde pedimos “PTAJ LANU SHAAR” – que se abran las puertas. Y ésa es la propuesta para todos. Que podamos sentir que se abren las puertas para todo lo que queremos y necesitamos. Las puertas de la salud, de la familia, de la amistad, del amor, del trabajo y de la creatividad.

Desde AMIJAI, también abrimos las puertas, no solo en estos IAMIM NORAIM, sino durante todo el año para que todos nos sintamos invitados a ser parte.

Que este nuevo año que comienza nos traiga bendiciones de salud, de proyectos renovados, de espiritualidad, de amigos y de familia. Que tengamos la sabiduría de trabajar por alcanzar nuestros sueños.

Dicen nuestros sabios que las palabras son un reflejo del alma…
Hoy con orgullo podemos decir que, en el nombre de nuestra Comunidad, está el secreto de todas nuestras almas:
AMIJAI – Mi pueblo vive
Amijai nos une

¡Shaná Tová Umetuká!

Adrian Mirchuk
Director Ejecutivo

También te puede interesar

La sublime introspección

Por MARCOS AGUINIS

Contá Conmigo

Por SARA EPSZTEIN

Shabat Kids