Adultos Mayores


Por LAURA SLAFER

Tiempo de abrazar la edad

Quien haya tenido la oportunidad de conversar con algunos de los mayores que concurren a nuestras actividades, quizás haya notado lo mismo que yo: tienen ganas de disfrutar, de estar bien y están ávidos de participar en espacios de estudio, sociales y culturales.

Personalmente, suelo conversar mucho con ellos y confieso que me he reunido varias veces a tomar un cafecito por fuera de la Comunidad. Admiro cuando me contagian esas ganas que me inspiran a mirar la vida desde otra óptica.

Ahora los cafecitos se transformaron en llamadas telefónicas, mensajes de audio de Whatsapp o en correos electrónicos donde nos contamos de nosotros, nos mandamos fotos y comentamos sobre cómo estamos viviendo este tiempo cuidándonos en nuestras casas.

Son personas inquietas. Muchos de ellos están aprendiendo a usar un celular nuevo o la computadora, otros ya saben y hacen varios cursos por día en Zoom, chatean con sus amigos y amigas, se hablan por teléfono, reciben una que otra visita de familiares que los ayudan con las compras o acompañan a dar una vuelta.

También tienen miedo, están cansados y sienten que esta situación de cuarentena los está envejeciendo más rápido. Pero, ¿quién no se siente así?

Desde los ámbitos comunitarios cargamos, por mucho tiempo, con un paradigma que miraba a los mayores desde el aspecto deficitario del envejecimiento; los ponía en un lugar de vulnerabilidad, dependencia e incapacidad, que enseñaba a sobreproteger, a atender y a “hacer por ellos”.

Gracias a la posibilidad de formación continua y a la posibilidad que tenemos de compartir espacios y de intercambiar permanentemente con los mayores, pudimos hacer el click frente a este paradigma que nos limitaba en nuestra misión de ser significativos en la vida comunitaria.

Comprendimos que además de considerarlos los guardianes de un invaluable legado cultural y religioso, nos interesa verlos como los embajadores de un envejecimiento activo, participativo y empoderado.

Por eso, hace unos años empezamos a darle un sentido diferente al área de adultos mayores. Diseñamos un programa con propuestas enfocadas en ofrecer una agenda integral, con actividades gratuitas o a muy bajo valor (para garantizar la participación) coordinadas o acompañadas por los mismos participantes.

De este modo, son parte de nuestro equipo, nos orientan y dan feedback permanente para sostener la calidad de lo que hacemos.

Estas son las actividades que fueron parte de este año que termina:

ABUJAI (propuestas de CULTURA). Desde sus inicios estuvo a cargo de la querida Amalia Hauser (Z”L) quien, con mucho amor y compromiso, coordinó el grupo; y en 2019, luego de una transición cuidada y amorosa, incorporó en su coordinación a voluntarias mayores que participan de la programación cultural y seguimiento del grupo.

GYM (actividades para la SALUD Y el BIENESTAR). También es una actividad que hace muchos años es parte de nuestra agenda, a cargo de Mónica Ferrari, que cuida y motiva a los participantes y ha logrado un excelente trabajo en equipo con Raquel Jacobawsky, una antigua voluntaria llena de ideas y pleno conocimiento sobre cada uno de los participantes.

JUEGOS MAYORES (espacio SOCIAL y de RECREACIÓN). Un espacio relativamente nuevo, con el foco puesto en la participación activa y protagónica de los mayores donde, a cargo de Gustavo Zunino, ponen el cuerpo y la mente en juego, en un marco donde se da prioridad a los vínculos sociales y al sostén grupal.

IDISH CLUB (grupo de ESTUDIO). En conjunto con la Fundación IWO, de la mano de la profesora Ester Szwarc, pensamos este tiempo de encuentro para conservar y transmitir sobre nuestras RAÍCES, que generan sentimientos de identidad y continuidad.

AMISENIOR (iniciativa AUTOGESTIVA). Reuniones mensuales para conversar sobre temáticas de actualidad en diálogo con diferentes profesionales especializados. Se han llevado a cabo gracias al ímpetu y a la seriedad de los voluntarios mayores Mario Rabinovich y, el alma mater del grupo, León (Cacho) Bernstein Hahn Z”L. Desde Amijai queremos agradecer enormemente el compromiso y ganas con que Mario Rabinovich, Eugenio Silberman y Pablo Grinstein acompañan esta propuesta.

Compartimos el testimonio de Fito Stivelman, parte del grupo de Adultos Mayores de Amijai.

Debo empezar hablando de AMIJAI y para eso tengo que pararme y ponerme la kipá. Pero, como ustedes comprenderán, tengo mis años y… mejor me quedo sentado.
Estoy en AMIJAI gracias a mi sobrina Karina Stivelman, asidua participante, principalmente del Kabalat Shabat. Al enterarse de que yo necesitaba hacer alguna actividad los jueves, me recomendó AMIJAI, donde se reunía un grupo de “chicas y chicos”(por ahora yo soy el mayor). Y fue una revelación para mí. Con el tiempo pude desempeñarme como era habitual en mí, tranquilo y siempre escuchando. Hoy mi hija me dice: “Papá, estás desconocido”, ya que me animo a hablar y hacerme escuchar. Mis amigas y amigos del grupo pueden dar fe de esto…
Hablando en nombre de todo el grupo, quiero agradecer a la incomparable Amalia Z´L, por todo lo que nos transmitió. Siempre con cariño y amor, como ella sabía hacerlo.Gracias a la señorita Laura, que también coordinó un tiempo el grupo de los martes y los jueves, y nos sorprendía con cosas muy agradables. Y agradezco también a Gustavo que dirigió el Taller de Juegos Mayores de los jueves.

¡Gracias, Amijai!
Fito Stivelman, 97 años.

ENTRE MUJERES (TALLER). Conversaciones entre mujeres para compartir experiencias y circunstancias que a cada una le toca atravesar en la vida. Alicia Schmoller coordina la propuesta invitando al crecimiento personal y grupal, a través de diferentes dinámicas.

TEJIENDO LAZOS DE AMOR (actividad SOLIDARIA de VOLUNTARIADO). Un grupo autogestivo de voluntarias tejedoras que unieron sus manos generosas para poder abrigar a las personas que más lo necesitan.

La situación de pandemia desconfiguró un poco el funcionamiento de estas propuestas que funcionaban en el edificio de la Comunidad.

Muchas de las actividades se lograron resignificar en el mundo virtual, mediante la plataforma Zoom, Whatsapp, Facebook Live o simplemente dejando a disposición la red de contactos del grupo para que sirviera de contención y pudiera mantenerse a la distancia hasta el reencuentro.

Con este espíritu, es que decidimos poner también nuestras energías en desarrollar una estrategia que nos permitiera llegar a cada uno de los mayores que forman parte de nuestra Comunidad.

Y así nació “Contá Conmigo” como un proyecto que surge ante la necesidad y las ganas de darle continuidad a los vínculos con y entre los mayores, y para sostener este entramado comunitario y de contención emocional que se formó a través de los años.

Más de 100 voluntarios se comunican semanalmente por teléfono con 300 adultos mayores que son parte de esta red.

Sabemos que aún nos esperan miles de desafíos comunitarios en el área de adultos mayores, especialmente porque estamos atravesando un difícil escenario mundial que no tiene fecha de caducidad. Sin embargo, nos queda sonreír y agradecer por lo que supimos construir en esta adversidad.

Agradecemos que ya muchos colaboradores están siendo parte de la Campaña Haiom, que tiene como uno de sus objetivos el contribuir con el fondo de becas que nos ayudará a seguir realizando nuestras actividades el próximo año.

Como vengo repitiendo estos últimos meses: Estoy orgullosa de ser parte de una Comunidad que no se queda quieta y se mueve junto a las transformaciones que vivimos.

Es mi deseo para este nuevo año que continuemos juntos, abrazando los cambios y valorando las acciones amorosas y solidarias que nos permiten seguir siendo relevantes en la vida de cada uno de nuestros mayores.

Laura Slafer
Coordinadora de Actividades Culturales

 

También te puede interesar

Beit Midrash

Por el SEM. MATI BOMSE

A nuestra querida Comunidad Amijai

Por el STAFF PROFESIONAL DE AMIJAI