AMJ Lab


Por WALLY LIEBHABER

¿Jamisha mi iodea? Jamisha Ani iodea: ¡Jamisha Shanim AMJ!

(¿Cinco quién sabe? Cinco yo sé: Cinco años de AMJ).

Era el final del verano del 2017 cuando entre conversación, risas y mates recuerdo que me dijeron: “Queremos crear un espacio donde los jóvenes se sientan a fin, que participen y quieran volver”. Me acuerdo que les dije que creía que sería posible, hoy cinco años más tarde podemos confirmar que es una realidad.

Estos cinco primeros años son el resultado de aprendizajes, logros, aciertos, desaciertos y descubrimientos. Empezamos siendo “AMJ+25” para hoy ser “AMJ LAB”. Sentimos que el “Lab” de laboratorio va con nuestra esencia de pensar que no tenemos LA fórmula y que tampoco hay UNA fórmula. Cada generación viene con nuevas necesidades e inquietudes y nuestro desafío es tener una escucha activa para poder acercarles y compartir las mejores experiencias para la identidad judía moderna.

Desde el momento en el que iniciamos a hoy día creamos una iniciativa que en lo que va de este tiempo pasaron miles de jóvenes, participando por sus diferentes propuestas, experiencias, vivencias y espacios. Jóvenes que no encontraban un espacio que les hablara directamente a su persona y a su identidad judía. A través de la creatividad, innovación y humor intentamos hacer un pequeño guiño a esa cultura judía que nos interpela en la diaria. Una manera de pensar y mirar el mundo.

AMJ continúa ofreciendo múltiples espacios sociales, culturales y espirituales para que más jóvenes puedan caminar con otros su judaísmo.  Sorprendentemente cada vez se acercan más jóvenes para ser parte de nuestra vida ritual en AMJ: Compromisos y Jupot. Creemos que estamos aprendiendo cada vez más sobre las nuevas inquietudes y necesidades de nuestros/as jóvenes a la hora de aproximarse a momentos decisivos en sus vidas. Para nosotros es una bendición poder caminar junto a ellos/as su alegría.  Como también los encuentros semanales de estudio y reflexión de nuestras fuentes, ver como se acercan una hora a la semana para entrar en contacto con nuestra historia, filosofía y sabiduría judaica es uno de los momentos que más felicidad nos genera.

Continuamos acompañando a más de 1500 jóvenes. A lo largo de estos cinco años han participado de nuestros servicios de Kabalat Shabat y Seudot (cenas) de Shabat conjuntamente con Taglit. Para muchos de ellos/as es su primer contacto con su identidad judía y para otros/as es una posibilidad de conocer una nueva manera de celebrar uno de los momentos más sagrados de nuestra semana.

Este año AMJ fue reconocido por el medio Telefe Noticias por la campaña creativa en memoria de los 28 años del Atentado a la AMIA. Un reconocimiento que no fue esperado, pero nos acarició el alma dado que desde AMJ tenemos el compromiso y la convicción de que debemos de encontrar siempre nuevos caminos creativos para continuar exigiendo Memoria y Justicia.

Este año la familia AMJ se siguió agrandando con la llegada de Gaby Rodríguez como nueva coordinadora de AMJ LAB. Gaby trabajará con dos nuevos proyectos para emprendedores/as y un departamento de experiencias judaicas vivenciales que comenzaremos a lanzar próximamente. Además de brindar su constante profesionalismo y calidez humana. ¡Bienvenida Gaby!

Continuamos creando y creciendo para que más jóvenes puedan participar de actividades y espacios de acceso gratuito.

Me gustaría agradecer a todas las personas que hacen que AMJ pueda suceder, crecer, crearse e inventarse. Esto es una construcción comunitaria y colectiva, cada uno y cada una aporta algo único e inigualable a este proyecto. Estoy convencido de que estamos haciendo algo diferente, porque nunca había visto algo así hasta el momento, donde nos podamos encontrar en nuestras diferencias sin dejar de ser quienes somos y abracemos nuestra identidad judía moderna. Todos los años acostumbro agradecer por los cafés, mates, bebidas y momentos compartidos, este año también ¡GRACIAS!

Empezamos esta nota cantando la tradicional canción de Pesaj “ Ejad, Mi Iodea”. Dijimos que sabemos que cinco son los años de AMJ LAB. Ahora si querés saber por qué cantamos, por qué somos tan felices en este proyecto, por qué tenés que conocerlo y por qué te estamos esperando, pasate por Arribeños 2355 (primer piso) y descubrilo.

¡Shaná Tova uMetuká! ¡Que tengamos un año 5783 bueno y dulce! Y, además: “Taase Shaná Tova uMetuká! ¡Hagamos un año bueno y dulce! (que no dependa todo de un deseo sino de acciones concretas).

Wally Liebhaber
Coordinador AMJ Lab

También te puede interesar

Un nuevo año

Por el RABINO MAURICIO BALTER

Sueños y realidad

Por ADRIÁN MIRCHUK

Editorial

Por LAURA SILBERMAN SWISZCZ

Una oportunidad de renovación

Por la RAB. SARINA VITAS